Turismo rural con tu burbuja en la Garrotxa

La pandemia generada por el Covid-19 desató una de las peores crisis sanitarias de este siglo, esto trastocó la vida de personas de todo el mundo que se vieron obligadas a estar aisladas en casa en pro de garantizar su seguridad, previniendo el contagio.

Pero poco a poco se ha retomado una nueva normalidad, que permitió que miles de familias españolas pudieran disfrutar de sus temporadas vacacionales, siempre y cuando lo hicieran con su burbuja (núcleo social reducido).

¿Qué es una burbuja social?

Es una estrategia puesta en práctica por muchos países para evitar la propagación del Covid-19, la misma consiste en reducir el contacto con un número determinado de personas. La burbuja social de cada persona la constituyen familiares, amigos o compañeros que sean cercanos.

¿Qué se debe tener en cuenta al hacer turismo rural con una burbuja?

Con el surgimiento de la variante del Covid-19, Omicrón, las alarmas se encendieron nuevamente y si bien gran parte de la población está vacunada, quienes vacacionan en la Garrotxa con su burbuja social deben tener en cuenta ciertas consideraciones, para reducir su riesgo de contagio.

  • Cuando se vacaciona con la burbuja se debe mantener el mínimo contacto con aquellas personas que no formen parte del grupo interpersonal.
  • Es necesario asegurarse de que las personas de la burbuja también tomen todas las medidas de bioseguridad pertinentes durante el viaje.
  • En aquellos casos en los que se tenga contacto con personas que no formen parte de la burbuja, se debe respetar el distanciamiento social y hacer uso de la mascarilla.

Vacacionar en la burbuja es una alternativa segura, siempre y cuando se establezcan reglas y todos tengan en claro que la seguridad de dicha burbuja dependerá de la responsabilidad de prevención que cada uno asuma.

Masia con piscina en la Garrotxa para turismo rural

Cuando se habla de turismo rural se hace referencia a ese turismo que, como su nombre hace referencia, se desarrolla en entornos rurales, para las personas que buscan desconectarse, estar en un entorno de paz, alejado de los suburbios. Vacacionar en una masia y hacer turismo rural es la alternativa perfecta.

Conocer poblados pequeños, estar en contacto con los pobladores de las zonas, conocer más acerca de la labor del campo, son parte de la experiencia de hacer turismo local.

¿Por qué vacacionar en una masia?

Vivir en una masia es una de las cosas más gratificantes, pero para quienes no tienen este privilegio, siempre está la oportunidad de alquilar una masia con piscina para vacacionar, algunos de los beneficios de estas estancias son:

Tranquilidad

Algo característico de los espacios rurales es que ofrecen tranquilidad, paz, están alejados del ruido y del estrés que muchas de las ciudades pueden generar.

Contacto con la naturaleza

Una de las cosas que cautiva a quienes visitan estos espacios es el hecho de que pueden tener acceso a parajes naturales bonitos, únicos y es que en las ciudades son pocos los espacios naturales, áreas verdes, a las que se puede tener acceso. Cuando se hace turismo rural, las actividades al aire libre están a la orden del día.

¿Por qué elegir una masia con piscina?

Esta alternativa es una de las mejores en especial si se alquilará una masia para las vacaciones de verano, nada como disfrutar un día de verano a la orilla de una piscina, o refrescarse en estas durante los días más calurosos del año.

Vivir la experiencia del turismo rural, alojándose en una masia es una experiencia inolvidable que todos deberían vivir al menos una vez en su vida.

Reservar masia en la Garrotxa, aspectos a tener en cuenta

La Garrotxa es una región Catalana que cautiva a cualquiera que se toma el tiempo para visitarla y una de las mejores formas de disfrutar de este encantador lugar es alquilando una masia.

Pero, antes de hacerlo, es importante considerar ciertos aspectos para poder sacarle el máximo provecho a la estancia en el lugar, a continuación se desarrollan esos puntos claves a considerar para hacer una elección acertada de la masia en la Garrotxa.

Aspectos a considerar antes de alquilar una masia en la Garrotxa

Entre los factores más importantes a considerar cuando se alquila una masia o casa rural en la Garrotxa se encuentran:

1.- ¿Habitación o casa completa?

Este es uno de los aspectos claves, primero se debe determinar si se hará el alquiler de una masia o casa rural completa, o solo de una habitación, en este último caso es importante tener presente que se compartirá la casa con otros huéspedes.

2.-Número de habitaciones

En caso de que se pretenda alquilar una masia completa, es necesario considerar el número de personas que pasarán vacaciones en la misma, para adquirir una casa rural con la cantidad de habitaciones adecuada, pueden ser de 2, 3 y hasta de 12 personas o más.

3.-Ubicación

En función a los planes que se tengan al vacacionar, siempre se debe considerar que tan alejada del centro de la ciudad está la masia o si se cuenta con lugares adyacentes para visitar.

4.- Servicios disponibles

Algunos de estos espacios ofrecen piscinas, parking, calefacción o sistema de climatización y más. Se deben analizar todos estos aspectos, según el tipo de vacaciones y las necesidades particulares de los huéspedes, para alquilar la masia perfecta en La Garrotxa.

Vuelos en globo en La Garrotxa

Una de las maneras más agradables de conocer el Parque Natural de la zona Volcánica de Garrotxa es a través de un paseo en globo aerostático, por garantizar una experiencia inolvidable que proporciona a sus participantes vistas asombrosas del inusual paisaje generado a causa de la actividad de las constantes erupciones.

A diferencia de cualquier otro recorrido, los vuelos en globos aerostáticos ofrecen a las personas una vista aérea de 360 grados, lo que les permite apreciar de una manera más apropiada todos los atractivos naturales de la zona volcánica, así como también las montañas de Montserrat, los Pirineos y el mar Mediterráneo.

Es importante mencionar que este tipo de tours aéreos son llevados a cabo a primera hora del día para garantizar un viaje cómodo y seguro, al contar con corrientes de viento de menor intensidad, además de una temperatura más agradable, así que por lo general comienzan entre las siete y las ocho de la mañana dependiendo de la época específica del año.

El tiempo aproximado del recorrido es de una hora y media, lo que permite apreciar la mayor parte de la zona volcánica de la Garrotxa, además la cestas de la mayoría de globos aerostáticos disponibles actualmente cuentan con su propia puerta, para garantizar un acceso cómodo y seguro a todas las personas.

Al mismo tiempo este tipo de tours también proporciona numerosos beneficios y servicios adicionales a sus usuarios incluyendo estacionamiento gratuito, degustación de numerosas recetas durante el montaje del globo, numerosas fotografías del recorrido y un certificado de vuelo.

Ruta del mirador de La Vall d’en Bas y la Garrotxa

Es una ruta de dificultad media/alta que presenta un buen desnivel en su recorrido de 10,7 kilómetros que nos lleva descubrir un hermoso entorno natural en el que resaltan lugares como el Salt del Sallent y el cono volcánico del volcán Croscat, así como antiguas construcciones como la ermita de Santa Magdalena del Mont, considerada como bien cultural de interés local.

La ruta inicia en el área de picnic del Pla d’en Xurri, ubica a 3 km de la villa de Sant Privat, se dispone de un área para aparcar el coche, de aquí partimos con dirección a Joanetes, tenemos que estar pendientes de los palos verticales d’Itinerannia y las marcas amarillas que marcan el camino, que sigue paralelo a una torrentera. Tenemos que subir durante un buen rato hasta llegar a una pista fuera del bosque, allí ubicamos el indicador G56 Restobles.

Desde aquí tomamos la dirección hacia Vallfogona para dirigirnos al Salt del Sallent, ubicamos un palo indicador de color verde oscuro y bajamos hacía la derecha, luego de cruzar un bosque hayamos el al arroyo que alimenta el Salt del Sallent, debemos tener cuidado de no acercarnos al su margen, ya que es bastante resbaladizo.

Continuamos en dirección a Santa Magdalena, para ello debemos acceder a la pista dónde recuperamos el camino indicado por Itinerannia, tomamos hacia la izquierda y ubicamos el indicador G56 y caminamos en dirección a Joanetes hasta llegar al cruce G61 Santa Magdalena del Mont, desde aquí seguimos recto para llegar a ermita de Santa Magdalena – refugio Emili Triadú.

Cerca de esta ermita encontramos un mirador que nos regala unas vistas espectaculares de los Pirineos gironins, Núria, el cordal del Comabona y el macizo del Canigó. También se aprecian las montañas de la Alta Garrotxa y la pirámide rocosa del Bassegoda.

Para seguir nuestra ruta retornamos al cruce G61 y tomamos el camino hacia Sant Privat, un descenso por el hayedo a través de un camino serpenteante con un descenso pronunciado, seguimos las marcas hasta llegar a la Ermita de las Olletes. De allí seguimos la ruta en dirección a Sant Privat d’en Bas que nos llevará al lugar donde hemos aparcado el coche.

Casa rural en La Garrotxa

Al noreste de la Garrotxa a los pies del Mare de Deu del Mont y en medio de un hermoso bosque de más de 15 ha de encinas y pinos encontramos Cal Tort, una antigua masía que data de 1850 y que ha sido totalmente restaurada, preservando la naturaleza de la casa de payés original.

Durante el proceso de restauración se han cuidado todos los detalles como sus paredes de piedra, puertas y ventanas de madera, para mantener el aspecto original de la casa, la cual está abierta a quienes quieran disfrutar de esta hermosa región catalana.

Cal Tort tiene capacidad para albergar cómodamente hasta siete personas, está dividida en dos plantas, en su planta baja se ubican la sala de estar con chimenea, el comedor y la cocina, se dispone además de un aseo completo, en la segunda planta se ubican las habitaciones: una de matrimonio, una doble y una triple así como dos aseos.

La casa cuenta con calefacción a través de radiadores ubicados en las distintas estancias, dispone además de todo el equipamiento necesario como mantas, sábanas y toallas. La cocina tiene horno a gas, nevera, microondas, cafetera y encimera, así como platos, vasos y cubiertos, lo que hace que cocinar sea muy cómodo y agradable, incluso se cuenta con una barbacoa.

Uno de los aspectos más interesantes de Cal Tort es el entorno tan atractivo que brinda a quienes tienen la de venir y disfrutar de increíbles atardeceres y puestas de sol, así como de paseos al Parque Natural de la Garrotxa, La Fageda, el Castillo de Dosquers y mucho más.

Ventajas de alquilar una casa rural en La Garrotxa

Las vacaciones en zonas con grandes atractivos, se disfrutan más al aire libre. Están de moda las casas rurales en alquiler en tiempo vacacional, como solución segura para toda la familia. Son más amplias y permiten tener más libertad para el esparcimiento.

El turismo rural cuenta con alojamientos con grandes ventajas para vacacionar sin inconvenientes, ni riesgos. Los viajeros tienen mayor nivel de independencia al alquilar una casa rural para vacacionar, son alojamientos privados con instalaciones exclusivas para sus clientes, quienes no necesitan de recepción, ni de otros trámites.

Cuando se ha decidido viajar en familia, los niños lo pasan mejor en una casa rural en sus vacaciones, tienen más espacio, más seguridad y de igual forma, cuarto de juegos para divertirse cómodamente sin apuros. También, las casas rurales tienen más privacidad, con habitación para niños.

Las vacaciones pueden durar más tiempo disfrutando de pueblos tranquilos, lejos del bullicio y sin los riesgos de la ciudad cuando se selecciona una casa rural para alojarse, porque su alquiler es más económico, incluso que el costo por una claustrofóbica habitación en un hotel.

Se pueden alquilar en destinos perfectos para alejarse del estrés y del ruido, a precios más asequibles y en cualquier fecha del año. Pueden alquilarse varias para grupos más grandes y sin peligros.

Las casas rurales son estancias muy agradables que tienen aparcamiento gratis, para aparcar fácilmente. Además, cuando se alquila una casa rural se paga un monto total, donde se incluyen todos los servicios, no hay sorpresas, por pagos extras o servicios adicionales.

Iglesia de Santa Maria de Jonqueres

La Iglesia de Santa Maria de Jonqueres o Iglesia de Santa Magdalena está ubicada en el municipio Maià de Montcal en la comarca de la Garrotxa, está considerada como bien cultural de interés local de Cataluña.

Es una iglesia de estilo románico que data del siglo XII, su estructura es de una sola nave, con bóveda apuntada y cúpula semicircular, que posteriormente fue alzada para su fortificación. Antiguamente esta iglesia se comunicaba con el convento ubicado a su lado a través de una puerta ubicada en la pared de tramontana, la cual actualmente se encuentra tapiada.

En su fachada principal se encuentra el campanario, que presenta graves daños ocasionados por el paso del tiempo, se observan también los restos de la torre de doble apertura. La puerta de acceso a la iglesia muestra un arco de medio punto, revestido por losetas colocadas en hileras, así como un tímpano formado por pedruscos. Encina encontramos una ventana formada por tres arcos en degradación.

Su arco exterior es de forma dentada y descansa sobre dos impostas floreadas apoyadas sobre columnas y capiteles.

Dentro del recinto, ubicada en la hornacina central del altar mayo se observa una imagen de la Virgen María y su hijo fabricada en alabastro de Beuda, esta imagen que data de la época gótica sigue las formas clásicas, aunque hoy se encuentra policromada en colores rojos, azules y verdes.

En la iglesia se encontraba también una imagen de Santa Magdalena, tallada en alabastro de Beuda, por la que se conoce a esta iglesia como Santa Magdalena, esta talla se encuentra actualmente bajo resguardo en la casa vecina al templo.

Antiguo horno de cal de Maià de Montcal

En la región este de la Garrotxa, en los límites con el Pla de l’Estany y el Alt Empordà encontramos el municipio de Maià de Montcal, el cual está conformada por los núcleos poblacionales de las Ferreries, el Quer, Bruguers, Jonqueres, Llorenç, Dosquers y Pocafarina.

Este municipio desde tiempos ancestrales ha estado ligado al trabajo de la cal, bien sea en las canteras o en los hornos que producían materiales de construcción. En el camino del monte de Jonqueres se encuentra uno de estos hornos, se trata del antiguo horno de cal de Maià de Montcal hoy considerado como patrimonio natural y arquitectónico de La Garrotxa.

En la Alta Garrotxa los trabajos asociados a la cocción y producción de cal, así como otros trabajos que se realizan de forma temporal, eran complementarios a la labor agrícola, que era el principal motor económico de la región. La labor de la cal aportaba ingresos extras a quienes se dedicaban a esta actividad, especialmente en la época de la posguerra.

Sin embargo, la rentabilidad económica de la actividad de extracción de cal en la región la Alta Garrotxa decayó en la década de los cincuenta del siglo pasado, relegando esta actividad a un segundo plano. En esta época la extracción de cal se industrializó a partir de la creación de diversas empresas dedicadas a la explotación de las canteras de caliza existentes en esta región catalana.

Durante una visita a Maià de Montcal se puede realizar un paseo para visitar este antiguo horno de cal y descubrir un trozo de la historia de esta tierra.

Iglesia de Sant Pere Despuig

Sant Pere Despuig, conocido también como Sant Pere de Bianya es una pintoresca población de Vall de Bianya en la Garrotxa, está situada en el centro de una singular meseta que limita los cursos de los arroyos de Santa Margarida y de Santa Llúcia de Puigmal.

Las referencias a esta localidad datan del año 858 cuando fue cedido al monasterio de Riudaura, en el año 964 Arnulf, obispo de Girona, consagró la Iglesia de Sant Pere Despuig, que se ha consolidado como el más importante atractivo histórico cultural de esta población.

Esta iglesia parroquial de estilo románico se levanta sobre pequeño monte, su construcción data del siglo XII, de esta estructura inicial aún se conservan algunas paredes, posteriormente se le realizaron distintas reformas, siendo las más importantes las realizadas en el siglo XVII.

Inicialmente la Iglesia de Sant Pere Despuig contaba con una sola nave que se extendía de oriente a occidente, posteriormente se amplió hacia el norte y hacia el sur, lo que cambió su disposición al convertir la nave en un crucero.

Aún se conservan algunos restos de su estructura románica, esencialmente en el extremo suroeste de la edificación donde se conservan los restos de una cornisa en la cubierta de la nave original, el campanario y la torre original que posteriormente se convirtió en una torre rectangular.

Entre las modificaciones que se realizaron a la Iglesia de Sant Pere Despuig destaca la construcción de una puerta a mediodía, diseñada de acuerdo al estilo de la época, en su dintel se distingue la fecha 1782 y muestra los atributos emblemáticos del apóstol dentro del tímpano.

Hasta el año 1936 se conservó en el interior de esta iglesia una talla románica policromada conocida como la Virgen de la Gracia.